ScienCentral News
 
environment general science May 11, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Other Images
Visit the Image of the Week Archive
La controversia del maíz
August 31, 2000
image: Novartis

Al término de las cosechas, los granjeros tienen compañía para pensar en los frutos de su labor. Los científicos también han pasado una parte del verano en los campos de maíz, pero por una razón distinta: están tratando de desarrollar plantas alteradas genéticamente que sean útiles para el hombre e inocuas para el medio ambiente.

La controversia sobre los cultivos biotecnológicos volvió a agitarse con el estudio de un grupo de científicos de la Universidad de Iowa. Sus descubrimientos confirman un estudio anterior donde se demostraba que el polen de plantas modificadas genéticamente puede matar ciertos insectos que el hombre no tiene intención de aniquilar. Por ejemplo, las bellas mariposas monarca, que además están en peligro de extinción.

Yuyos y orugas

El estudio, publicado el 19 de agosto en la versión online de la revista Oecologia, se convertirá en un argumento útil para aquellos que se oponen a la proliferación de cultivos modificados. El polen del maíz transformado genéticamente puede contaminar el tipo de planta que come la oruga de la l mariposa monarca, con lo cual muchas menos llegarán a adultas. "Lo que quisiéramos saber es cuál es el grado de contaminación que sufren las plantas que comen las mariposas, y si esa contaminación es suficiente para matarlas", se pregunta Laura Hansen, entomóloga que trabajó en este estudio.

Hansen y su colega John Obrycki estudiaron el maíz Bt, una variedad modificada genéticamente para producir la toxina natural del Bacillus thuringiensis. El Bt mata al escarabajo europeo del maíz, una plaga que ataca los cultivos en Norte América.

Alrededor de un campo de maíz Bt, los investigadores colocaron macetas con las hierbas que suelen comer las monarca. Posteriormente, contaron los granos de polen que se habían depositado en las hojas de las hierbas y analizaron el impacto que podría tener esa cantidad en la población de mariposas.

Descubrieron que una exposición de 48 horas a dosis altas de polen, mata al 50 por ciento de las orugas en cinco días. Si el nivel de tóxico es menor, el 38 por ciento muere a los cinco días.

"Este análisis muestra que las larvas de mariposa monarca que se alimentan en campos de maíz durante la época de polen, recibirán un efecto negativo", explicó Hansen. Pero otros discrepan.

"Lo que ellos midieron no son las condiciones reales presentes en la naturaleza y que las larvas de moarca pueden experimentar", dijo Val Giddings, de la compañía Biotechnology Industry Organization.

Giddings opina que el trabajo no es, técnicamente, "de campo", ya que tiene mucho de laboratorio. "Lo que uno tiene que hacer es medir la mortalidad para el nivel de exposición que realmente existe en el campo, es decir, aquél que las monarcas van a encontrar. Y hay que hacerlo en circunstancias en que el viento y el agua pueden actuar, modificando las cantidades de polen sobre las hojas".

Más leña al fuego

El estudio de Iowa sucede a otro, también controvertido, de la Universidad de Cornell (Cornell University), publicado en mayor de 1999 en la revista Nature. En este trabajo, los científicos anunciaron que las larvas de mariposa Monarca morían después de comer hojas contaminadas con polen de maíz Bt. Pero el estudio fue criticado porque se había hecho en laboratorio, de modo que no había tenido en cuenta la cantidad de polen que las orugas realmente podrían llegar a encontrar en campo abierto.

Pero en la última primavera, investigadores de la Universidad de Illinois (University of Illinois), publicaron un trabajo en la revista Proceedings of the National Acadamy of Sciences sobre los efectos del Bt en las orugas negras "cola de golondrina" (black swallowtail caterpillars). El trabajo demostró que el Bt no es perjudicial para estos insectos.

El estudio de Cornell motivó nuevas investigaciones sobre los efectos del Bt en el campo. Giddings comentó que hay unos 20 estudios actualmente que contradicen el de Iowa. Normalmente, sin embargo, hacen falta dos estaciones antes de que los resultados puedan ser examinados. Los investigadores de Iowa comenzaron un año antes que apareciera el informe de Cornell, o sea que fueron primeros en un trabajo financiado por el Departamento Estadounidense de Agricultura y la Agencia de Protección Ambiental. Para el año que viene se esperan nuevos resultados.

Mientras, numerosos granjeros e investigadores opinana que la moraca no ve siquiera el polen del maíz. "En el mundo real, el 90 por ciento del polen se va antes de que aparezca la monarca", dice Rod Pierce, un granjero que ha estado plantando Bt desde hace tres años. "Muchos de nosotros consideramos que las plantas que comen las monarca son yuyos y las quitamos con herbicidas. Los yuyos de las monarca quedan en otras partes, lejos de los campos de cultivo".

Se calcula que este año la población visitante de la mariiposa monarca (que migra desde México) va a disminuir, de acuerdo con Chip Taylor, director director del programa Monarch Watch, e investigador de la Universidad de Kansas. "Si eso es debido al Bt, eso no lo podemos saber", dijo. El año pasado, la población fue de 100 millones, mientras que el año anterior había sido de 60. "Pero sin el Bt, quizás el año pasado hubiésemos tenido 14 millones", dijo.

De todos modos, la cantidad de superficie cultivada con maíz alterado está disminuyendo. Esto es debido al debate que se estableció desde hace tiempo, sobre los beneficios y las desventajas de cultivar estas plantas. Además, Hansen dice que muchas larvas nacen en los campos de maíz y los efectos del Bt en estas poblaciones ni siquiera aún fueron evaluadas.



Otros sitios de interés:

American Corn Growers Association
(en inglés)

Monarch Butterflies and Bt Corn, from BIO
(en inglés)

GMO quiz
(en inglés)

por Jill Max



produced by Laura Rozenberg


Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.