ScienCentral News
 
environment general science May 11, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Interes Tambien en Espanol
Relojes del siglo XXI

El renacimiento del tren

Peces que no haz de pescar...

El futuro de los vuelos ultrarápidos

Vuelos más seguros

Ojos Privados en el cielo

El pasado de El Niño

En busca de la nariz artificial

Para mirarte mejor

Yuyos y lombrices para limpiar petróleo

Videojuegos violentos

Láser Dental

Islas de calor

La controversia del maíz

Erosión costera

Meteorología bajo el agua
April 20, 2000
image: WHOI

En la Antártida, se han partido enormes masas de hielo que ahora flotan libremente por las aguas.En apenas dos meses, tres huracanes arrasaron la costa de Carolina del Norte. Nuevas inundaciones asolaron Venezuela. Por todas partes, el tiempo parece empeorar hasta extremos inimaginables. Mediante el estudio de la atmósfera, los científicos han intentado predecir los peores cambios climáticos, pero recién en los últimos años se ha comenzado a prestar mayor atención a los océanos, que cubren un 70 por ciento de la superficie del planeta, y resultan una pieza clave, tan importante como la atmósfera, para el análisis de las condiciones del tiempo.

Hacia mediados de este año, con el lanzamiento del proyecto Argo, seremos testigos de un cambio en el modo en que se realizan los pronósticos meteorológicos. El proyecto involucra unos 3.,000 flotadores robotizados que se desplazarán por los océanos del mundo en un intento por monitorizar lo que ocurre debajo de la superficie del agua. De esta manera, sostienen los científicos, se podrán realizar pronósticos del tiempo con una anticipación de meses e incluso, años.

¿Por qué los océanos?

Aunque pudiera parecer que el tiempo proviene "de arriba", en realidad la atmósfera interactúa con los océanos para crear el clima terrestre. La capa superficial oceánica puede acumular mil veces más calor que la atmósfera, y permantemente es afectada por las corrientes, la temperatura y la salinidad (la cantidad de sal).

Ocean temperature depicting animation

Por ejemplo, el fenómendo de El Niño, el patrón de tiempo que trastorna al mundo cíclicamente, comienza con un recalentamiento de la capa superficial del océano Pacífico tropical. Al interactuar con la atmósfera, el recalentamiento provoca desde sequías e incendios hasta tormentas e inundaciones extraordinarias en diferentes partes del mundo. Existen además otras asociaciones océano-atmósfera, como las llamadas Oscilación del Atlántico Norte, (North Atlantic Oscillation), Oscilación Antártica (Arctic Oscillation) y Oscilación Pacífica Decadal (Pacific Decadal Oscillation), todas ellas están asociadas con cambios climáticos en alguna parte del globo.

Los cambios en la atmósfera suelen producirse rápidamente, pero en los océanos son mucho más lentos. El estudio de estas fluctuaciones, consideran los investigadores, permitirá realizar pronósticos más precisos a largo plazo. "Uno de los aspectos cruciales que provee el proyecto Argo es la contraparte oceanográfica de los clásicos globos areostáticos, que los meteorólogos han venido utilizando durante años para sus cålculos diarios", señaló Breck Ovens, del Woods Hole Oceanographic Institute, (WHOI) , quien está programando el lanzamiento de los primeros flotadores Argo para el mes de julio en las islas Bermudas.

El secreto de Argo

clip produced by Tom Clarke; edited by Jed Boyar

El proyecto abarcará unos 3000 flotadores colocados en océanos y mares de todo el mundo a intervalos de 300 kilómetros (186 miles). En realidad, estos flotadores no flotan en un sentido estricto (la denominación es más bien histórica) sino que están programados para que se hundan a unos 2000 metros de profundidad (más de una milla) y se muevan a la deriva siguiendo la corriente oceánica durante unos diez días. Luego, deben comenzar a subir y a medida que lo hagan medirán la temperatura y salinidad del agua a intervalos de 10 metros en la escala vertical. Una vez en la superficie, enviarán los datos a través de mensajes electrónicos trasmitidos vía satélite. Los científicos del proyecto Argo esperan tener los 3000 flotadores en funcionamiento para el año 2005.

En apenas una hora, Owens y sus colegas estarán listos para analizar la información. Además, los datos estarán disponible en Internet para quien los necesite. "Se trata fundamentalmente de una manera distinta de hacer ciencia", dice Owens. "Es un cambio cultural".

También se trata de un esfuerzo internacional. Estados Unidos colocará casi la mitad de los flotadores, pero en la otra mitad participarán Japón, Canadá, Australia y varios países europeos. Aquellos que no puedan financiar la construcción de flotadores, ayudarán a colocarlos. "Nuestra meta es convertir al Argo en los Henry Ford de los instrumentos", dijo Owens. El costo de la primera flota alcanza unos 36 millones de dólares y se mantendrá activa durante unos cinco años. A partir de ahí, serán reemplazados a razón de 800 flotadores al año. ,

¿Qué nos dirá Argo?

Sabía usted que...?

El clima está relacionado con las condiciones del tiempo a largo plazo en un área determinada.

El tiempo se relaciona a las condiciones locales a corto plazo, como temperatura, lluvias y humedad.

Las condiciones oceánicas ofrecen a los científicos ciertas claves acerca del clima que no pueden obtenerse sólo a través de estudios atmosféricos. Por ejemplo, midiendo la salinindad, pueden inferirse cambios en las corrientes oceánicas y en las precipitaciones. A partir de allí, pueden construirse "mapas del tiempo" de los oceános en los modelos computarizados de pronósticos, que sirven para evaular eventos estacionales, como por ejemplo la corriente de El Niño. Los datos recogidos por las flotillas del sistema Argo serán usados también para toma de decisiones a corto plazo, por ejemplo en navegación, y también para la construcción de perfiles oceánicos que ayuden a los científicos a deducir las condiciones del clima de aquí a cien años.

El proyecto Argo no es de exlusivo interés de meteorólogos y oceanógrafos. La marina norteamericana financia parte del mismo ya que lo considera importante para seguir el rastro de submarinos.

TERRA
Un satélite para pronosticar cambios climáticos

La NASA también ha lanzado un proyecto para el estudio global del clima terrestre. Los estudios se realizan mediante el satélite Terra, que ya comenzó a enviar imágenes de nuestro planeta al Centro Goddard, en Maryland.

Desde su órbita polar, Terra monitorea la interacción entre la atmósfera, la tierra, los océanos, las radiaciones solares y la vida, en un colosal intento por predecir futuros cambios climáticos como mayor precisión. "Terra mide una amplia variedad de señales, muchas de las cuales son mediciones que se hacen por primera vez", explica Yoram Kaufman, investigador en el Proyecto Terra del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA. Los datos contribuirán a un mejor entendimiento de la Tierra, en lo que hace a cambios naturales o inducidos por el hombre, y el efecto del clima terrestre en la calidad de vida. Las imágenes obtenidas en el día de hoy provienen de la India, y representan relaciones entre población, contaminación del aire y vegetación.

El proyecto apunta a responder las siguientes preguntas, señalaron los científicos del proyecto:

  • ¿Cómo se modifican las extensiones de nieve y hielo y por qué en el mundo desaparecen entre dos y tres glaciares por semana?
  • ¿Cómo se modifica el fitoplancton oceánico y cuál es el efecto en la biomasa planctónica del polvo procedente de las tormentas del Sahara?
  • ¿De qué manera el vapor de agua y la presencia de contaminantes afectan la formación y propiedades de las nubes y las posteriores precipitaciones?
  • ¿El sistema terrestre absorve más energía solar de la que refleja o el balance calórico está en equilibrio?
  • ¿Hay algún cambio en la frecuencia de incendios naturales, inundaciones o erupciones volcánicas? ¿Estas frecuencias están relacionadas con un cambio climático?
Los datos del satélite Terra complementarán las mediciones que se logren a través del sistema de flotadores Argo. A sy vezm dicho conjunto permitirá mejorar la calidad y precisión de los pronósticos del tiempo.

-por: Sotiria Lafazanidis



Traducción Laura Rozenberg


Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.