ScienCentral News
 
environment general science May 12, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Interes Tambien en Espanol
Peces que no haz de pescar...

El pasado de El Niño

Yuyos y lombrices para limpiar petróleo

Islas de calor

La controversia del maíz

Desabastecimiento de reptiles

Un año para cocinarse

Conservación de cavernas

Césped ecológico

Gafas para detectar un gas letal

Un "ojo" para estudiar el clima en el espacio

Huracanes: El comienzo de una temporada movida

El ozono sigue disminuyendo en el hemisferio Norte

Auroras: el fin de un misterio

Gas radón en los hogares

Erosión costera
August 17, 2000
image: Army Corps of Engineers

En los Estados Unidos, la llegada de la temporada de huracanes siempre despierta temores e interrogantes. ¿Por dónde pasarán? ¿Qué áreas serán afectadas? ¿A quiénes les tocará sufrir las desvastadoras consecuencias de un tornado de importantes proporciones?

Más preocupante es el hecho de que los 30 estados que bordean las costas océanicas y las costas de los Grandes Lagos enfrentan el grave problema de la erosión costera. De hecho, un informe reciente de la Federal Emergency Management Agency (FEMA) indica que este año se perderán más de 1.500 casas a lo largo de las costas y que el 25 por ciento de los hogares ubicados dentro de los 1.500 metros de distancia a la costa será víctima de los efectos de la erosión en un lapso no mayor de 60 años.

Costas en extinción

Los patrones y la magnitud de la erosión varían regionalmente, debido a que este fenómeno depende de la constitución geológica de los suelos y a ciertos factores ambientales, como la frecuencia e intensidad de las tormentas costeras. Algunas costas, como las de las islas en el sudeste norteamericano, se retraen unos 8 metros por año y en algunas partes de los Grandes Lagos la retracción de la costa llega a los 15 metros por año.

La erosión es un proceso continuo, pero una tormenta fuerte puede destruir una playa entera o un sistema completo de dunas. Las tormentas, y la erosión consecuente, cuestan miles de millones de dólares al año en propiedades.

"Solemos pensar que la tierra firme no se modifica", dice Cornelia Dean, editora de ciencia del diario New York Times y autora del libro Against the Tide, a book on coastal erosion ("Contra la marea", un libro sobre la erosión costera). "Las montañas se erosionan en cientos de millones de años, pero una playa cambia mucho más rápido. Uno puede ver el cambio en una tarde".

Pero además, se supone que el calentamiento global provocará tormentas más frecuentes y fuertes. Se sabe que el nivel del mar está creciendo en varias partes del mundo y que el calentamiento global puede intensificar esta tendencia. Los niveles del mar han subido entre 10 y 25 centímetros en los últimos cien años y los científicos de la NASA preciden que el nivel del mar puede crecer entre 40 y 65 centímetros para el año 2100. Semejante nivel pondría en peligro las ciudades costeras, que se verían obligadas a retirarse o construir barreras para contener el agua.

La intervención humana también ha contribuido a empeorar la situación. Las presiones populares, a través de desarrollos económicos y recreacionales, han explotado hasta los más remotos fragmentos de costas marinas. En los últimos cien años, la confianza en la capacidad tecnológica de los ingenieros hizo que se construyeran viviendas cada vez más cerca de las aguas.

La protección de estas estructuras resulta muchas veces tan difícil como costoso, y lo mismo ocurre cuando hay que reconstruir o reemplazar estructuras dañadas. Y los gastos son financiados del dinero público... que se origina en los impuestos de la gente. La doctora Dean considera que la mejor solución sería convencer a las comunidades de adoptar una política de alejamiento de la costa, pero esta es una idea no demasiado aceptada, especialmente cuando hay mucho dinero involucrado en el desarrollo urbano de las costas.

Medidas de protección

image: Environmental Media

La organización Army Corps of Engineers se ocupa de defender las costas del problema de la erosión. pAra eso, utiliza dos estrategias: una es la construcción de estructuras para proteger la arena y edificios, y la otra es reemplazar la arena perdida mediante agregados y "nutrición". Entre las estructuras típicas se cuentan la construcción de rompeolas de cemento o de rocas y paredones de acero para retener la arena frente a los edificios o en playas erosionadas.

Pero, como señala Dean, estas "armaduras" pueden hacer más mal que bien. La interrupción del flujo natural de arena de una playa a otra puede hacer que otras playas se vean privadas de una fuente de reemplazo. Además, aquellas playas con estructuras de protección contra las tormentas pueden desviar la energía de la tormenta a playas adyacentes. Las estructuras también pueden afectar el ecosistema costero. "Con estas estructuras, la gente protege sus propiedades, pero puede ser un gran error", dice Dean.

Según Joseph Vietri, del Army Corps of Engineers New York District no hay una única estrategia. "Desde hace unos quince años se trata de evitar la construcción de paredones, pero eso no quita que en algunos sitios convenga usarlos. Si una determinada estructura sirve para un lugar, entonces hay que usarla".

El rellenado de playas involucra el transporte de grandes cantidades de arena. Esta técnica puede ser más conveniente desde el punto de vista ecológico, pero es muy cara y de escasa duración. Un estudio científico hecho en la Universidad de Duke, muestra el tiempo que se ocupa en los Estados Unidos para rellenar las playas.

Dean sugiere la posibilidad de permitirle al agua realizar su trabajo sin obstáculos. "El gran error es tratar de impedir la erosión. No es un proceso que uno pueda parar". Por su parte, Vieltri opina que la intervención humana es necesaria para proteger las propiedades y la calidad de vida. "Hay que dejar actuar a al naturaleza, pero a veces hay que ayudarla", es su conclusión.

Qué hacer

Buildings on beach

Varios estados, incluyendo Florida, North Carolina, New York, Massachusetts y Maine han tomado, están considerando, o ya han tomado, medidas para frenar la construcción de barreras marinas. La Comisión de Recursos Costeros de North Carolina prohibió dichas estructuras, lo que en la práctica es un llamado a la gente a que aleje las propiedades de la costa. Algunas ciudades y pueblos ya prohíben el desarrollo de tales emprendimientos urbanos muy cerca de las costas.

Algunas organizaciones ambientalistas y de apoyo al consumidor, como Coast Alliance, están a favor de estas medidas y de la aparición de leyes para restringir el desarrollo urbano costero. En algunos casos, hay fuertes lobbies para reformar programas tales como el National Flood Insurance (Seguro nacional contra inundaciones) que subsidia a los constructores. En la vereda opuesta, organizaciones como The American Coastal Coalition insisten en el valor económico vital de un desarrollo costero y la responsabilidad gubernamental de protegerlo. .

Para aquellos que aún deseen construir su castillo en la arena, la Universidad de Duke llevó adelante un estudio que analiza los riesgos y beneficioes de la elementos alternativos para la estabilicación costeral. Y la Federal Emergency Management Administration (FEMA) anuncia maneras de prepararse para las inevitables tormentas.

Otros sitios de interés:

Army Corps of Engineers - Coastal Engineering Research Center
(en inglés) Centro de investigaciones para la defensa de las costas

Program for the Study of Developed Shorelines at Duke University
(en inglés) Programa de estudio del desarrollo de las costas de la Universidad Duke

NOAA’s State of the Coast report
(en inglés) Informe del estado de las costas de la Agencia Norteamericana de la Atmósfera y el Océano

The United States Geological Service Coastal and Marine Geology Program
(en inglés)
Programa de costas del Servicio Geológico de los Estados Unidos

"The Beaches Are Moving" video produced by Environmental Media, Inc.
(en inglés)
Video realizado por Environmental Media

por Rogene M. Eichler West



Traducción Laura Rozenberg


Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.