ScienCentral News
 
environment general science May 12, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Interes Tambien en Espanol
Relojes del siglo XXI

El renacimiento del tren

Ojos Privados en el cielo

El futuro de los vuelos ultrarápidos

Vuelos más seguros

Para mirarte mejor

Yuyos y lombrices para limpiar petróleo

Videojuegos violentos

Láser Dental

Islas de calor

Desconcierto por las vacunas

La controversia del maíz

Una clave para el cáncer

Este pequeño virus

Desabastecimiento de reptiles

En busca de la nariz artificial
October 12, 2000

¿De dónde saca el perro tan buen olfato?

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos tuvo interés en averiguarlo y para eso le pidió a un experto en aerodinámica que investigue lo que hace que el perro tenga un olfato tan eficiente. El resultado podría conducir al desarrollo de un dispositivo artificial que cumpla el mismo trabajo que Fido.

El perro lo hace

Los perros son famosos por su sentido del olfato. En términos estimativos, un perro es capaz de oler desde cientos a un millón de veces mejor que un ser humano. Esto es así porque un tercio del cerebro del perro está dedicado al sentido del olfato. Además, sus células olfativas, en el hocico, son muy sensibles. "Para un perro, el aroma es un noticiero", dice Gary Settles, profesor de ingeniería mecánica de Penn State University, quien estudió el sistema olfativo de los caninos para la Agencia de Proyectos de Investigaciones Avanzadas [Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA)].

courtesy Penn State Gas Dynamics Lab

El sistema olfativo de los canes es tan sensible que por el momento no existe un mecanismo artificial capaz de emularlo. Por eso, estos animales son usados en tareas que van desde el rescate de personas atrapadas en accidentes hasta el rastreo de drogas y la búsqueda de cadáveres.

Sin embargo, algunas tareas pueden ser muy peligrosas. "Los perros son los primeros detectores de minas", explica Settles. "Por supuesto, hacen un excelente trabajo, pero su entrenamiento es muy costoso y además sus vidas corren serio peligro. Por eso, la idea es desarrollar un dispositivo que pueda reemplazar al perro".

La imagen de un aroma

Si bien se han realizado observaciones y estudios del interior del hocico del perro, es poco lo que se sabe de la aerodinamia exterior. Settles emplea varias técnicas especiales de fotografía para observar el flujo del aire que normalmente no es visible alrededor de las narinas del animal. El investigador usó tanto perros entrenados como mascotas hogareñas, de entre uno y cinco años de edad. Los resultados serán publicados en la revista Journal of Experimental Biology.

Animation of dog sniffing
mi mama me mima
imagen: Penn State Gas Dynamics Lab

El laboratorio de Settles tiene el mayor equipamiento del mundo de fotografía Schlieren. "La técnica Schlieren se usa con frecuencia para analizar las ondas de choque en aviones de alta velocidad. Pero la hemos adaptado a otros usos, como el aire caliente alrededor de un ser humano o, en este caso, a perros". La técnica utiliza un espejo parabólico de 40 pulgadas (un tipo de espejo que se usa en astronomía y que según Settles, serviría para instalar un observatorio de tamaño medio), que sirve para captar pequeñas diferencias de temperatura en el aire, al tiempo que las vuelve visibles.

El equipo de trabajo también usó un video de alta velocidad -de hasta mil imágenes por segundo- para comprender el mecanismo de las narinas del perro, que se mueven muy rápido mientras huele. "El flujeo de aire entra en el hocico, pero cuando el perro exhala el aire, las narinas tiemblan y el aire es expulsado hacia afuera y abajo". De este modo, el perro no exhala en dirección a lo que quiere olfatear y de este modo logra captar un olor muy tenue sin problemas.

El video de alta velocidad también mostró que mientras el perro está jadeando, expele aire por la boca. De modo que para poder olfatear, debe dejar de jadear. El animal emplea breves olfateadas cuando se está aproximando al olor que rastrea, pero usa olfateadas largas cuando está buscando algo.

Buscadores de drogas

Snag, una de las estrellas de la aduana norteamericana, es un labrador que ayudó a descubrir 118 contrabandos de drogas por valor de 810 millones de dólares. Por su parte, en 1988, Rocky y Barco actuaron en 969 confiscaciones mientras patrullaban el límite entre Texas y México. Los reyes de la droga los consideran una amenaza tal que han puesto precio a sus narices: 30.000 dólares a quien los cace, vivos o como sea.

de Amazing Animal Facts

En busca del armoa perdido

En otra técnica, los investigadores desparramaron sobre una superficie un pueñado talco y una sustancia con olor y observaron lo que ocurre cuando los perros actúan. "Descubrimos que al olfatear el perro capta partículas del aire, y las inhala. Esta es una de las maneras por medio de la cual el perro capta aromas débiles asociados con partículas en una superfice, en el suelo", dice Settles.

También se vio que los perros emplean una táctica conocida como "escaneo". Bajan el hocico hasta tocar el piso y lo mueven en sentido paralelo hasta que encuentran el olor. Ahí, lo "escanean", volviendo una y otra vez sobre él. Posibilemente, esto les permite ver lo que están olfateando y para tener una noción de la distribución del olor.

 

El próximo paso sería el desarrollo de la nariz artificial, especialmente para tareas riesgosas. John Kauer de la Universidad Tufts, está estudiando esta posibilidad. "Aprendimos bastante de los perros" dice Settles. "Ahora vamos a aplicar estos descubrimientos a un dispositivo mecánico que imite lo que el perro hace, con el objeto de alcanzar el nivel y la capacidad que el perro tiene".

por Jill Max



Traducción Laura Rozenberg


Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.