May 27, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Interes Tambien en Espanol
Relojes del siglo XXI

Ojos Privados en el cielo

Vuelos más seguros

En busca de la nariz artificial

Para mirarte mejor

Videojuegos violentos

Láser Dental

Islas de calor

El ratón a punto de jubilarse

Virus en teléfonos celulares

Visión nocturna

La recuperación de las cajas negras

¿Más rápido, mejor y más barato?

Escalpelo inteligente

Cirujano virtual

El futuro de los vuelos ultrarápidos
November 03, 2000

Cuando el Concorde se estrelló en julio, fue el aparente final de una areolínea de más de 30 años de servicio. ¿Pero por qué no hay nada que la reemplce?

No es que no se hayan hecho intentos. Varios países trataron de concretar soluciones pero los vuelos ultrarápidos tienen enormes complicaciones. Sin embargo, los técnicos no se rinden.

¡Supersónicos!

Desde que los hermanos Wright hicieron su vuelo de bautismo en 1903, la esperanza ha sido volar cada vez más rápido. Durante un tiempo, la tecnología hizo tales progresos que parecía que los vuelos supersónicos serían la norma. "No hay duda acerca de esto" dice John Sullivan, profesor de aeronáutica y astronáutica en la Universidad Purdue, "En los años 60, existía la idea de que los vuelos supersónicos serían comunes para trasladarse a uno y otro lado del Atlántico y eventualmente el Pacífico".

Si bien todos conocemos el Concorde, no fue el primero en adquirir el estatus de supersónico. El programa del Concorde europeo se inició en 1963, pero Rusia fue la primera nación en iniciar el transporte supersónico o SST. El Tupolev-144 tuvo su vuelo de bautismo en 1968 pero el "Concordski," como lo llamó la prensa, concluyó su actividad a fines de los ’70s despues de dos accidentes fatales, inluyendo uno que ocurrió durante una exhibición en Francia en 1973 y que mató a 13 personas.

image: Boeing

El avión que nunca fue

Antes que el Congreso le cortara el apoyo al Boeing 2707, que sería el primer avión supersónico de los Estados Unidos, 26 aerolíneas ya habían encargado 122 aviones. El avión tenía alas con bisagras que se podían extender para disminuir la velocidad o replegar para frenar. El último diseño tenía también una nariz en forma de aguja que caería durante el despegue para facilitar la visibilidad del piloto.

El 2707 tendría 318 pies de largo y volaría a una velocidad de 2.7 Mach. Tendría una capacidad de 350 pasajeros (mucho más que el Concorde). El prototipo se encuentra en el Hiller Aviation Museum de San Carlos, California.

Mientras, hubo un proyecto norteamericano que nunca se concretó. La compañía Boeing venció a Lockheed y a la North American Aviation en una competencia para desarrollar el primer SST en 1966. Se hizo un prototipo del Boeing 2707 pero en 1971, cuando la Boeing estaba a punto de iniciar la construcción del primer avión supersónico, el gobierno canceló el proyecto por considerarlo peligroso para el medio ambiente y demasiado costoso debido a la suba del petróleo.

Esto dejó el camino abierto para que el Concorde se convirtiera, desde 1976, en un símbolo de orgullo nacional en Francia e Inglaterra, las dos naciones que construían y operaban dichos aviones. Pero aún cuando no hubiese ocurrido el reciente accidente, el Concorde tal vez estaba listo para retirarse de circulación. "No incorporó lo último de la tecnología. El Concorde es un avión viejo", dice Sullivan. "Es una de las razones por las que probablemente no vuelva a volar más".

Problemas con los vuelos supersónicos

El Concorde, volaba a una velocidad de 2 Mach, dos veces la velocidad del sonido. Para alcanzarla, no sólo hace falta la correcta aerodinamia, sino también las cantidades adecuadas de combustible (un vuelo transatlántico lleva una tonelada métrica para cada uno de los 100 pasajeros), así como materiales muy costosos que pueden soportar las altas temperaturas que se generan con la velocidad. "Recién cuando se terminó de construir el Concorde, se dieron cuenta que costaría más de lo que se pensaba", recordó Steven Schneider, profesor asistente de aeronáutica y astronáutica en Purdue. "De alguna manera, el Concorde es un tanque de combustible en vuelo", dice Dennis Bushnell, director científico en elLangley Research Center de la NASA. "Entre un 50 y un 68 por ciento de su peso es combustible".

image: NASA

Además, el Concorde estaba limitado a volar allí donde pudiera desplegar tales velocidades. Por el ruido que hace al romper la barrera del sonido sólo podía volar sobre el agua.

Pero había otro problema, relacionado con la altura (60,000 feet), que son cinco millas por encima de los aviones jumbo, donde se puede ver la curvatura de la Tierra. A esta altura, el Concorde comparte el espacio con la capa de ozono, de modo que el combustible quemado va a parar allí. No hace mucho, los científicos descubrieron que la emisión de vapor de agua a grandes alturas contribuye al efecto invernadero, según Bushnell.

De regreso a la mesa de planificación

Pese a los inconvenientes, los vuelos supersónicos son atractivos porque ahorran mucho tiempo. De modo que en los ’90, la NASA volvió a analizar el proyecto e incluso probó uno de los aviones rusos para estudiar materiales y tecnología. "El propósito principal del programa High-Speed Civil Transport fue evaluar si el avión supersónico sería ambiental y económicamente viable", dijo Bushnell.

Ambientalmente fue aprobado, pero la cuestión económica no y el proyecto volvió a archivarse. "Es un problema que comparten otras áreas. Por ejemplo, para los vuelos espaciales, la pregunta ya no es más exclusivamente tecnológica. Hay que evaluar el balance de costo-beneficio", continuó el experto.

image: NASA

En la actualidad, hay un cierto interés militar en los vuelos supersónicos. Se está analizando una tecnología que incluye la inyección de agua líquida para reducir el ruido en el despegue, diversas configuraciones aerodinámicas y materiales que hasta hace poco no existían.

La NASA vuelve periódicamente sobre el tema de los vuelos supersónicos comerciales, y es así como tiene entre sus proyectos un avión que dejaría atrás al mismo Concorde. El X-43 or Hyper-X, que hasta ahora sólo es un prototipo, podría alcanzar una velocidad de Mach 7, siete veces más que la velocidad del sonido. Utilizaría oxígeno de la atmósfera para quemar el combustible de hidrógeno. El primer vuelo de prueba ser hará el mes próximo.

Nadie está mirando esto con la idea de lanzar ya un vuelo comercial, pero es algo como para que los entusiastas sueñen para un futuro.

Otros sitios de interés:

Vuelos más seguros (STN2)

How Things Fly
(en inglés) Cómo vuelan las cosas

What is aeronautics?
(en inglés) Qué es la aeronáutica

por Jill Max



Traducción Laura Rozenberg


Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.