May 23, 2003 

is a production of
ScienCentral, Inc.
Making Sense of Science

Interes Tambien en Espanol
Relojes del siglo XXI

El futuro de los vuelos ultrarápidos

Ojos Privados en el cielo

En busca de la nariz artificial

Para mirarte mejor

Videojuegos violentos

Láser Dental

Islas de calor

El ratón a punto de jubilarse

Virus en teléfonos celulares

Visión nocturna

La recuperación de las cajas negras

Escalpelo inteligente

Cirujano virtual

¿Más rápido, mejor y más barato?

Vuelos más seguros
November 03, 2000

Las fiestas están por llegar una vez más y el tráfico no aumenta sólo en las calles. Para mucha gente, el fin de año incluye la necesidad (o placer) de abordar un avión para visitar a la familia o simplemente descansar. Según la Asociación del Transporte Aéreo, esta es la época más congestionada del año en los aeropuertos.

El aumento del tráfico no sólo significa demoras inevitables, sino que también aumentan las posibilidades de algún accidente. Los expertos continúan investigando maneras de utilizar de un modo más eficiente las pistas de despegue y de ayudar a los pilotos a navegar con seguridad.

Areopuertos congestionados

El tráfico en los aeropuertos se triplicará en los próximos 20 años. En junio, por ejemplo, en los Estados Unidos se registraron 48.000 demoras, un aumento del 16 por ciento comparado con junio del año pasado. La Administración Federal de Aviación (Federal Aviation Administration) estima que este año por lo menos 40 aeropuertos experimentarán más de 20 mil horas de retrasos.

image: NASA

La NASA está estudiando distintas maneras de facilitar el tráfico aéreo. A través del estudio de la turbulencia, se están realizando pruebas para determinar el espacio necesario para un aterrizaje

El uso del espacio también depende del tiempo. Cuando las condiciones climáticas son buenas, los pilotos pueden ver los aviones alrededor y por lo tanto pueden operar más cerca uno del otro. El sistema Aircraft Vortex Spacing System (AVOSS), utiliza una combinación de teconología para reducir las distancias incluso cuando la visibilidad no lo permite.

El AVOSS incluye un subsistema climático, que proporciona información sobre los vientos, temperatura y niveles de turbulencia, además de predecir los cambios atmosféricos con una hora de anticipación. Este sistema funciona junto a otro que se encarga de predecir el tiempo que tardará en disiparse la niebla generada por el avión.

image: NASA

El AVOSS está en etapa de prueba en el Centro de investigaciones Ames, de la NASA, en el aeropuerto Fort Worth, de Dallas.

Los pilotos necesitan información al instante sobre el estado del tiempo. Mediante el sistema Aviation Weather Information (AWIN) la NASA procura informar sobre el estado actual del tiempo a lo largo de toda la ruta de vuelo, informando directamente al piloto.

Con los ojos bien abiertos

Cuanta más información tenga el piloto, la navegación será más segura. El escenario ideal sería que los pilotos vean, incluso cuando el tiempo es malo o está oscuro.

courtesy NASA

Para eso, la NASA está desarrollando un sistema llamado Visión artificial, un aparato de realidad virtual para la cabina del piloto. "Esto puede ser usado en todas las condiciones climáticas, pero lo más importante es que servirá cuando la visibilidad es pobre, dándole al piloto una imagen más clara del exterior", dice Michael Lewis, director del programa Aviation Safety, en el centro de investigaciones Langley, de la NASA.

El sistema utiliza GPS (global positioning systems) para saber la posición exacta del avión y además tiene sensores capaces de captar lo que ocurre más allá de la niebla o la oscuridad. También cuenta con mapas digitales y una base de datos que crea una imagen sorprendentemente similar a la realidad. En una prueba realizada en el aeropuerto regional de Asheville, un piloto comentó que el sistema de visión artificial era tan bueno que casi había olvidado que no estaba mirando la realidad.

La NASA tiene además proyectos para mejorar el sistema de tráfico. "Estamos estudiando el sistema de radar que evalúa lo que ocurre adelante del avión, avisando si hay algun objeto, incluyendo un pequeño avión o un tractor. El radar se mueve por la pista antes de que el avión aterrice", dice Lewis.

Desde abajo

Las aproximaciones a otras aeronaves representan un serio peligro. "A medida que las pistas se congestionan más y más, las posibilidades de colisión aumentan", dice Lewis.

image: NASA

Los expertos están evaluando un sistema terrestre que le proporciona al piloto un mapa con la ubicación relativa de los demás aviones y vehículos que se mueven en el aeropuerto. Tiene los mismos componentes básicos que el sistema de visión artificial, incluyendo mapas precisos del aeropuerto y sus alrededores, posicionamineto, e información anticipada.

El piloto tendría la misma información que los controladores de vuelo, pero además un sistema que le avisa de algún vehículo en movimiento en las proximidades. De este modo, las posibilidades de una accidente en el aeropuerto quedarían bastante reducidas, dice Lewis.

La tecnología que reduce los errores inducidos por la falta de visibilidad podrían eliminar casi completamente la posibilidad de un accidente. "Uno no se pierde en tierra, mira dónde está el tráfico y en el aire uno mira simpre lo que hay adelante y no se equivoca chocando contra una montaña porque la ve".

Los nuevos sistemas de control podrían estar disponibles para las compañías de aviación dentro de dos a cinco años.

Otros sitios de interés:

National Transportation Safety Boards Recommendations to the FAA to prevent runway incursions (en inglés) Recomendaciones de seguridad para las aerolíneas

The Aviation Safety Institute (en inglés) Instituto de Seguridad de la Aviación

Flight Safety Foundation (en inglés) Fundación para la seguridad de los vuelos

por Jill Max

Traducción Laura Rozenberg



Qué Buscar Conectarse Ayuda Envíe sus comentarios
ScienCentral News es una coproducción de ScienCentral, Inc.
y Center for Science and the Media
248 West 35th St., 17th Fl., NY, NY 10001 USA (212) 244-9577.
El contenido de este website tiene copyright © ScienCentral, 2000-2003.
Todos los derechos reservados.